La sensación de tener la boca seca suele presentarse en situaciones de nervios, enojo o estrés, sin mayores consecuencias, pero si es un mal muy frecuente, puede tener otros orígenes y causar serios problemas de salud.

La xerostomía, como se conoce en la ciencia médica a la sequedad de la boca, obedece a un trastorno de las glándulas salivales, cuya función se vuelve insuficiente para mantener la boca húmeda.

Entre los síntomas se encuentran una sensación pegajosa y seca en la boca, problemas para masticar, hablar o comer, labios resecos y, entre otros, sensaciones de ardor en la boca y de sequedad en la garganta.

Para  aumentar la humedad de la boca, propiciar la producción de saliva y evitar ese molesto síndrome, es preciso adoptar ciertas medidas preventivas y cambiar ciertos que repercuten en los trastornos de la salud.

Básicamente, se trata de implementar un tratamiento etiológico, relacionado con la eliminación de la causa que produce la sequedad en la boca y, si los resultados son insuficientes, de estimular la secreción salival.

El tratamiento terapéutico se debe planificar con base en un pronóstico que determine si el proceso que produce la boca seca es de carácter reversible o irreversible.

Significa que se debe determinar si la alteración que se produce sobre las vías del reflejo salival ocurre sobre las vías nerviosas concernientes a las glándulas salivales (cuando se toman fármacos  xerostomizantes) o si, por el contrario, se está presentando una destrucción parenquimatosa glandular de tipo irreversible.

La irreversibilidad ocurre en pacientes con síndrome de Sjögren o en enfermos con cáncer de cabeza y cuello que han recibido grandes dosis de radiación que les han afectado las glándulas.

Medidas generales (tratamiento etiológico)

Ante todo, el tratamiento debe sustentarse en el control de las causas de boca seca, es decir, del síndrome de Sjögren y los efectos secundarios producidos por la radioterapia para la curación del cáncer de cabeza y cuello.

Por un lado, se puede recurrir a fármacos para aminorar los efectos de la radioterapia y, por otro, se debe suprimir o, al menos, suprimir, el consumo de los fármacos xerostomizantes que el paciente esté tomando.

El tratamiento etiológico incluye la adecuada hidratación (al menos dos litros de líquidos al día) cuando el paciente está sometido a dietas que causan deshidratación, como la reducción del consumo de sal o el consumo de diuréticos.

Entre las medidas generales para tratar la xerostomía también se encuentra la eliminación o al menos la reducción del consumo de productos irritantes, como el café, el alcohol y el tabaco.

Estimulantes salivales (sialogogos)

Si las glándulas salivales tienen capacidad para cumplir su función, se les puede estimular de forma mecánica, química o gustativa, mediante el consumo de bebidas ácidas, la disolución de caramelos de esencias sin azúcar, en la boca, o la masticación de chicles con xilitol.

También es posible utilizar fármacos sialogogos para estimular directamente el sistema de conductos excretores de saliva (parénquima salival) como la anetoltritiona, la pilocarpina y la cevimilina.

Es recomendable complementar estos tratamientos con ejercicios que activen las glándulas salivales, como la masticación de chicles. En este aspecto, el ideal es masticar chicles sin azúcar, como el xilitol.

El xilitol es un edulcorante natural que se obtiene de las fibras de diversas frutas y verduras. La dulzura y el sabor son similares al azúcar, agradables al paladar, pero mucho más saludable.

En Innu Pharma (Industria Nutracéutica & Pharma S.L.) tenemos al servicio de la Oncología Integrativa fórmulas exclusivas para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas, que complementan los tratamientos farmacológicos convencionales.

Uno de esos productos es Os Xeros, chicles sin azúcar que sirven como complemento alimenticio, con ácido hialurónico, ácido málico, β-ácido glicirretínico, aloe vera y edulcorante.

A %d blogueros les gusta esto: